Emilio Mola


Emilio Mola Vidal
(1887–1937)
General de infantería

Mola nació en Cuba, todavía colonia española, donde su padre, un oficial del ejército, estaba destacado. Se enroló en la Academia de Infantería de Toledo en 1907. Sirvió en la guerra colonial española de Marruecos donde recibió la Medalla Militar Individual, y se convirtió en una autoridad en asuntos militares. En 1927 ya era general de brigada.

Mola fue Director de Seguridad en 1930, un puesto político donde sus ideas conservadoras le hicieron muy impopular entre la oposición socialista y liberal. Cuando el Frente Popular, una coalición de izquierdas, ganó las elecciones de febrero de 1936, Mola fue nombrado gobernador militar en Pamplona, considerado un lugar alejado donde permanecer al margen de los asuntos políticos.

Mola pronto se uniría al grupo de oficiales que planeaban un golpe para derrocar el régimen republicano. Fue Mola quien, bajo el pseudónimo de «Director», envió las instrucciones secretas a las unidades militares comprometidas en el levantamiento. Después de varios retrasos, se eligió el 18 de julio de 1936 como fecha para comenzar el golpe. A pesar del éxito de la rebelión en el protectorado de Marruecos, Mola esperó hasta el 19 de julio para levantarse en Navarra.

El golpe fracasó en su objetivo de controlar la mayor parte de España, pero buena parte del ejército lo apoyó y la situación evolucionó rápidamente en una guerra civil. Tras la muerte de Sanjurjo en Portugal, en accidente aéreo, el 20 de julio, Francisco Franco fue elegido comandante del Ejército Nacional, así como jefe del estado en la zona controlada por éste. Mola fue nombrado máximo responsable del Ejército del Norte.

Mola murió el 3 de junio de 1937 cuando su avión se estrelló durante un temporal regresando a Vitoria. Las muertes de Sanjurjo y Mola dejaron a Franco como el único líder indiscutible del bando nacional. Esto levantó rumores que apuntaban a Franco como instigador de las muertes de sus dos rivales, pero no se ha descubierto evidencia alguna al respecto.

En el apartado de curiosidades, destaca su afición por la fotografía. Era frecuente verlo con cámaras fotográficas capturando todo tipo de imágenes. El poeta chileno Pablo Neruda le dedicó uno de sus más feroces versos de su libro “Residencia en la Tierra” al general: se titula “Mola en los infiernos”.


FUENTE: Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s